Dulces atracones nocturno: una mala idea para tu organismo

Dulces atracones nocturno una mala idea para tu organismo

Eres de esos que te sienten unas irresistibles ganas de comer duces en las noches. Ten cuidado porque este tentador bocadillo nocturno puede perjudicar tu salud.

La razón es que luego de complacer el paladar con postres y dulces, el cuerpo inicia el proceso para asimilar y equilibrar los niveles de glucosa en la sangre. Sin embargo, estudios realizados por científicos de España y Estados Unidos identificaron que existe un “reloj” celular en los tejidos adiposos que afecta la tolerancia a la glucosa, sobre todo en las noches, momento en el que advierten que no se deben consumir dulces porque el cuerpo tiene la mínima sensibilidad a la insulina.

Dulce reloj

Las investigaciones arrojaron que este “reloj” encontrado en el tejido graso funciona mucho mejor en las personas que se acuestan temprano y duermen más horas que en aquellas con déficit de sueño u horarios irregulares.

La identificación de este comportamiento de cuerpo hacia la insulina fue parte de la investigación dirigida por catedrática de fisiología de la Universidad de Murcia (España) y profesora visitante en Harvard (EEUU), Marta Garaulet y el director de la división de Medicina del Sueño de Harvard Frank Scheer.

“Nuestro estudio demuestra que el tejido adiposo subcutáneo tiene un reloj interno que es capaz de regular la sensibilidad a la insulina incluso estando in vitro, fuera del cuerpo”, expresa el investigador norteamericano, quien añade que ese ritmo “se adapta muy bien a lo observado en los seres humanos en general cuando examinamos cómo hacen frente a una comida o a una carga de azúcar”.

Trabajo en equipo

Para llevar a cabo con efectividad este estudio, los equipos de las instituciones universitarias mencionadas se coordinaron durante un año para analizar y observar muestras de grasa subcutánea y grasa visceral extraídas de 18 personas de perfiles muy distintos. Cabe resaltar que el material orgánico fue tomado en el Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia de pacientes que se sometieron a cirugía de bypass gástrico

La encargada de estudiar esas muestras fue la investigadora de la Universidad de Murcia, María Paz Carrasco, quien en conjunto con miembros de su grupo crearon más de un millar de explantes o cultivos de tejido adiposo que les sirvieron para identificar los cambios que se iban experimentando en el funcionamiento de la hormona de la insulina en función de la hora analizada.

El resultado es que las personas no asimilan correctamente a insulina en el “horario de la lechuza” lo que trae trastornos metabólicos y de sueño.