Cómo decorar un acuario fácilmente

como decorar un acuario

Hoy en día muchos hogares de todo el mundo poseen un acuario. De hecho, en muchos casos se convierten en auténticos centros decorativos en torno a los cuales gira la atención de todo el entorno. Siempre es recomendable recordar que son centros de vida en los cuales habitan seres vivos, por lo que hay que tratar a esos recintos con mucho cuidado porque el principal objetivo es mantener a los peces en el mejor estado posible. Para que las peceras puedan encajar perfectamente en el interior de la casa hay que decorarlas apropiadamente para que el impacto estético no entorpezca la convivencia de los animales. Se pueden encontrar ornamentos y todo tipo de decoración para acuarios en https://ww.rodentia.es/peces/decoracion-para-acuarios/ en tiendas similares.

A la hora de decorar una pecera hay que tener en cuenta diversas cosas. En primer lugar están los elementos que actúan como sustrato, que puede ser tanto grava como arena. Existen productos con una apariencia natural  otros con colores extremadamente llamativos que es mejor dejar de lado para evitar que los peces se estresen. Encima del sustrato se pueden instalar figuras decorativas. Las hay con un carácter más infantil para los niños y otras que intentan simular lo que los peces encontrarían en la naturaleza. Para ello lo mejor es instalar rocas, plantas y cuevas de poliresina. Ese material es extremadamente resistente, consigue otorgar un aspecto muy realista a las representaciones y además no se deteriora en los acuario de agua salada.

Para crear entornos fantásticos que consigan un gran impacto estético en el interior de una determinada habitación se pueden instalar plantas a diferentes alturas para crear un ecosistema plantado bajo el agua. La vegetación natural es más estética, pero más complicada de mantener. Lo mejor es llegar a un equilibrio combinando productos naturales y ornamentos de origen artificial. A la hora de decorar una pecera es imprescindible optar por productos de primera calidad para que no se deterioren fácilmente y para que no incidan en la calidad del agua.