12 Consejos para educar a su hijo en disciplina

En los tiempos actuales llevar a nuestros hijos por el buen camino no es para nada fácil, muchas veces sin saber nos equivocamos al hacerlo, si quieres evitar al máximo estos errores les dejo 12 consejos que te ayudarán a educar a su hijo en disciplina:

Cómo educar a un niño en disciplina:

Cómo educar a un niño

1- Sé un buen modelo a seguir

Los niños imitan lo que tú haces. Por eso, debes ser   ejemplo de respeto, de dignidad, de cortesía, de honradez, de buen juicio, de compasión,  o de cualquier otro comportamiento o actitud que quieres que ellos adopten.

2-Explica claramente lo que quieres que hagan

Con los niños pequeños la vida no puede ser una serie interminable de “no”, “no hagas esto” o “déjalo”. Es importante enseñarles a los niños lo que no deben hacer, pero también mostrarles que tipo de comportamiento es el adecuado. En otras palabras, cuando pidas al niño que deje de realizar cierto comportamiento, explica lo que debería reemplazarlo.

3- Destaca la buena conducta

Pasa a veces que un mal comportamiento atrae más tu atención que una buena conducta. Pero los cumplidos animan a la buena conducta. Un “muy bien, has recogido tus juguetes” o “me gusta como compartes tu juguetes con tu hermano” será de gran ayuda para el pequeño.

4- Explica la razón por la que pides las cosas

Si el niño sabe la razón de tus demandas, podrá obedecerte más rápidamente… o tal vez no. Pero, a la larga, los niños perciben que su comportamiento arrastra efectos y consecuencias. Así aprenden también a tener en cuenta el punto de vista de los demás.

5- No mezcles las emociones y la disciplina

En ocasiones los padres se sienten cansados e irritables. Si, en ese preciso momento los niños se portan mal, la combinación es nefasta. Antes de reaccionar así, cuenta hasta tres, retén el impulso inicial y piensa bien en lo que vas a decirle. La disciplina debe ser una estrategia bien organizada para orientar a los niños, y no una reacción emocional.

6- Hable con normalidad, sin gritar

Los niños ignorarán los gritos si es lo único que oyen. En una familia donde todo se basa en gritos, los niños dejan de escuchar. Si tienes algo que decir al niño, hazlo normalmente. Deja que las palabras, y no la intensidad de la voz, transmita el mensaje. De esta manera, cuando tengas que gritar en una situación urgentemente (por ejemplo, si un niño se lanza a la carretera corriendo detrás de una pelota), te oirá y reaccionará enseguida.

7- Una buena disciplina no quiere decir castigo

Disciplina y castigo no son sinónimos. Un castigo tiene como objetivo normalmente animar a una persona a no repetir sus malas acciones. Sin embargo, a través del castigo (sobre todo si es físico) los niños aprenden cómo la gente poderosa impone reglas que las personas débiles deben aceptar y seguir, o sufrir consecuencias desagradables. Pueden aprender también a evitar ser honrados respecto a sus errores o a desviar la culpa hacia otros.

8- Una buena disciplina permite aprender

Un castigo identifica lo que está mal, pero no ayuda al niño a aprender lo que está bien. El objetivo de la disciplina es instruir. Enseña el dominio de sí mismo y un comportamiento socialmente aceptable. Con la disciplina se le anima al niño al buen comportamiento corrigiendo la mala conducta y enfatizando la buena conducta. La disciplina es una buena ocasión de mostrar lo que es el respeto, la paciencia y el modo correcto de resolver los problemas.

9- Una buena disciplina nunca implica gestos de violencia física, ni amenazas de violencia

Nunca debes pegar a un niño. Lo aconsejable es revalorizar la estrategia global de disciplina y buscar modos de reemplazar la palmada al culo. Por ejemplo, puedes probar períodos de reflexión o suspensiones de fortalecimiento apartandole en una zona de la sala. No obstante, un “período de reflexión” nunca debe durar más de un minuto por cada año de edad del niño (es decir, dos minutos para un niño de dos años).

10- Una buena disciplina nunca comprende ni insultos ni comentarios degradantes

Para muchos padres violentos, “disciplina” quiere decir gritar, censurar y degradar al niño. El niño adquiere entonces la impresión que es una mala persona, y no una persona que ha dado muestras de mal juicio o que se ha portado mal en un momento concreto.

11- Una buena disciplina nunca implica cólera ni reacciones excesivas

Una buena disciplina es una estrategia planificada que tiene como objetivo animar la buena  conducta y desanimar la mala. Esta disciplina debe ser constante, lógica y equitativa.

12- Una buena disciplina no es ni permisiva ni represiva

Existen padres que nunca disciplinan a sus niños. El padre permisivo deja a los niños actuar según su gusto y, por consiguiente, nunca están forzados a aplicar reglas o a mantener límites. En cambio, los niños de padres demasiado represivos viven constantemente con el temor de desagradar. Hay que evitar estos dos extremos.